Un ser viviente

En ESTUCINE tuvimos el honor de escuchar y aprender de Lissette Orozco una mujer tan increíble como tenaz.

Estudiar, aprender, ejercer, correr, competir, estudiar, aprender, ejercer, correr, competir. 

Este parece el ciclo, a veces tan repetido, a veces tan mecánico, a veces tan violento, este parece el ciclo del mundo y del cine ¿Pero lo es? 

Con Liss, aprendimos que el documental es un ser viviente, qué es un acto social y que como cineastas la generosidad debe ser una virtud, aprendimos a darle vida, a darlo a conocer, a no rendirnos, y a superar el fracaso. 

Puede que tengamos pasos que seguir y que alguno de estos varíen,  pero detrás hay muchas personas, muchas almas entregándose a una misma causa. 

En algún punto la  perplejidad me llegó a invadir ¿cuando alguien es tan sincero contigo sin esperar un beneficio de ti? ¿cuando está dispuesto una persona a entregar todo lo que tanto le costó aprender? 

Hay esperanza en el cine, hay generosidad, hay pasión. 

Si en seres mecánicos nos hemos de convertir que nos destruyan el corazón  y deje ya de latir.

Comparte en tus redes sociales preferidas

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.