SOMOS PROTAGONISTAS: Isabella Palacio, María José Zambrano, Daniela Trejo.

Entre casualidades y magia: distribuir, crear y transformar.

Por: Valentina Giraldo

Hablamos con Isabella, María José y Daniela, productora y directoras del cortometraje “Raíces”. Isabella Palacio Mesa es estudiante de los últimos semestres de Comunicación Audiovisual y Multimedial en la Universidad de Antioquia. Ha trabajado como directora de fotografía y co-productora en la parte de distribución con el documental ‘Raíces’ (2018) dirigido por María José Zambrano y Daniela Trejo que ha sido ganador del premio a mejor documental Nacional del Festival Equinoxio 2019 y fue seleccionado en Docsbarcelona 2020, entre otros festivales a nivel nacional. Ha sido asistente de dirección, directora de casting y distribuidora del cortometraje de ficción “Exceso de Equipaje” (2019), dirigido por María José Zambrano el cual también ha circulado por varios festivales en Colombia. Co-dirigió y co-produjo el videoclip ‘La Lentitud’ de La BadBand(2019) seleccionado en la Competencia Nacional de la Edición 17 de BOGOSHORTS. Su participación más reciente ha sido en Selene, un proyecto multimedia de experiencia interactiva y actualmente está trabajando en el desarrollo de un nuevo cortometraje de ficción como directora y guionista. María José Zambrano Benavides es una estudiante de comunicación audiovisual y multimedial de la Universidad de Antioquia. Nació en Pasto, Nariño y tiene 21 años. Actualmente está cursando sexto semestre de su pregrado. Ha participado en creaciones documentales y de ficción. Co – dirección en el cortometraje documental Raíces y dirección del cortometraje ficcional Exceso de Equipaje. Productora ejecutiva de la mini serie web ‘Vértice’ y actualmente está participando en Selene, una instalación audiovisual. Daniela Trejo Padilla es una estudiante de los últimos semestres de comunicación audiovisual y multimedial de la Universidad de Antioquia. Nació en Pasto, Nariño y actualmente vive en la ciudad de Medellín. Ha participado en creaciones documentales y de ficción. Co – dirección y edición en el cortometraje documental Raíces y producción ejecutiva del cortometraje ficcional Exceso de Equipaje, además realizó la dirección de arte de la mini serie web Vértice estrenada en el año 2019.
  1. ¿Sientes que el proceso de producción de una obra universitaria hace que estas tengan un menor recorrido comercial comparado, por ejemplo, con el proceso de producción profesional? ¿por qué?

Isabella: Las producciones profesionales en muchas ocasiones desde el inicio del proyecto piensan en la posible ruta comercial y de distribución. En la academia pensamos en el planteamiento de la obra y en la realización; muy poco se han preocupado por enseñarnos la importancia que tiene la distribución de la obra. Hay incluso producciones universitarias que tienen todo el potencial para ser exhibidas y por falta de conocimiento no lo hacen. Creo que en el ámbito profesional se tiene claro que esto es una industria y que las producciones deben buscar la forma de ser sostenibles. 

  1. ¿Cómo ha sido el proceso de distribución de tu obra? ¿crees que hay espacios suficientes para la exhibición de trabajos universitarios?

Isabella: Yo empecé a distribuir por pura casualidad. Un día, en la facultad de artes de la universidad, vi una publicidad sobre un concurso de cortometraje. Inscribí el corto y a los 2 meses me llamaron a decirme que habíamos sido ganadores y que nos habíamos ganado un dinero. Yo no me lo podía creer y mis compañeras tampoco. Desde ese entonces me dediqué a la distribución. Gracias a las redes sociales encontré muchos otros festivales y espacios donde el cortometraje pudo verse. Me di cuenta de la importancia que tiene el diálogo de la obra con el público y de lo bien que me hacía sentir que personas que no tienen nada que ver con el cine estaban viendo nuestras películas. Creo que en Colombia hay muchísimos espacios para los cortos y no se fijan mucho si son profesionales o universitarios; en muchas ocasiones compartíamos la selección oficial con cortos profesionales. Sin embargo, creo que muchos universitarios no tienen idea de estos lugares de exhibición y creo que es por el ámbito académico en el que se encuentran. 

  1. ¿Crees que tuviste un proceso creativo libre o sientes que el proceso de creación se ve condicionado por los procesos de cada escuela?

Daniela: siento que es ambas, el proceso creativo siempre va a estar permeado por la escuela o academia que lo forma a uno, algunas veces más que otras. En nuestro caso era la primera vez que hacíamos una película como tal y todo lo que aprendíamos lo aplicábamos en el proceso, no sabíamos que era «romper las reglas» y siempre hubo una guía por parte de los profesores para lograr un producto audiovisual que valga la pena, lo cual nos sirvió muchísimo. Por otro lado, Raíces lleva el sello de cada uno de nosotros, nuestro estilo como realizadores está en la puesta de cámara, en el diseño sonoro, en la dirección y en todas las decisiones que tomamos para lograr que el lenguaje audiovisual muestre todo lo que queríamos expresar. Al final del rodaje y en el proceso de post producción quisimos darle un giro a la historia y hacer algunos cambios que surgieron de re pensar precisamente lo que estábamos teniendo en cuenta de la academia y que no terminaba de concretar los temas que abarca el cortometraje.

  1. ¿Opinas que los requerimientos de la escuela en la que estudias obstaculizaron el proceso de creación de la obra, o por el contrario contribuyeron?

María José: Hacer un corto dentro de un marco académico siempre supone adherirse a unas condiciones previas. El objetivo final es aprender y en función de ello la universidad plantea una metodología que se ejecuta a través de cronogramas, cortes y notas. Esos elementos en muchas ocasiones «cortan» ciertas libertades creativas como por ejemplo la extensión del planteamiento y desarrollo del proyecto, ya que para cumplir con las entregas del cronograma, se debe adelantar con un ritmo constante el proyecto. Sin embargo, así como puede cohibir algunas posibilidades, potencializa muchas otras, como por ejemplo el aprendizaje de los procesos que tienen lugar en cada etapa de producción, conocer sobre lo que es, cómo se plantea y desarrolla un proceso de investigación creación, la posibilidad de un acompañamiento constante por medio de las clases, retroalimentaciones y asesorías con los profesores, quienes nos ayudaron en todo el proceso de creación, dando guia en temas audiovisuales, investigativos e inclusive éticos. Los distintos puntos de vista y el cuestionamiento de cada uno de los asesores aunque muchas veces parecían «tumbar» avances del proyecto, en realidad permitieron visualizar y replantear de una forma mucho más sólida las posibilidades creativas de Raíces, y el camino que queríamos tomar como realizadores y como personas.

  1. A la hora de hacer una ruta de festivales para este trabajo, ¿priorizas muestras que se acerquen a públicos no convencionales (por ejemplo festivales pequeños de región)  o prefieres iniciar una ruta con festivales de un recorrido más extenso? ¿por qué?

Isabella: La forma en la que empecé a distribuir fue muy intuitiva. Yo trataba de inscribirme a lo que pudiera. Ahora veo las cosas un poco diferentes. Siento que con un cortometraje nuevo empezaría por tratar de apuntarle a un estreno internacional de algún festival importante, pues eso permite reconocimiento a la hora de traerlo a Colombia, de eso me he dado cuenta este año. 

Raíces estuvo en festivales regionales,  en muestras locales y gracias al festival universitario Equinoxio, estuvo en un festival internacional. Recuerdo el festival audiovisual de Girardota, donde la selección de cortos se presentó en el parque del pueblo y fue maravilloso ver cómo las personas se iban acercando a ver las películas. Pienso que hay que tener un equilibrio con los públicos: está bien que los cortos estén en festivales, sin embargo, pienso que  muchas de las personas que van a ellos son personas que hacen cine o están relacionadas directamente con él. Para mí es importante que el cine también se acerque a las comunidades, a las personas que no pueden acceder a él y a quienes pueden pagar un boleta pero aún no están interesados en el cine nacional. 

  1. ¿Crees que el espacio de muestra para trabajos estudiantiles de Estucine construye nuevos caminos para la exhibición de los trabajos universitarios?

Isabella: Claro que sí. Estucine apuesta por el diálogo que necesitan los cortometrajes con el público. Me emocioné mucho al saber que este año el tema central será la distribución y exhibición. Creo que será una gran oportunidad para que universitarios de toda Colombia se animen a pensarse la distribución de los proyectos que hicieron y los que harán.

Comparte en tus redes sociales preferidas

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *